Tejes y manejes

Tejer en las tramas cotiadianas
con el anhelo de abrigar
vínculos insubstanciales
crear corazas lanudas que “abrasen”
desamores y decadencias
coser, bordar, hilvanar
tejer, destejer y volver a tejer
trenzar en agitación térmica
zurcir abismos helados
entre estambres de ansiedad
descoser, coser
corretear en el infierno lúdico
enmendar las pasiones
emparchar

y seguir tejiendo

“El círuculo y la linea” por Graciela Taquini *

Un árbol es sostén de la vida. Nace crece, se reproduce, parece que muere, pero resurge nuevamente cada año. Este árbol rojo cuajado de frutos plantea la metáfora de un tiempo dedicado al goce de la carne, al Carnaval. El tiempo de la Naturaleza gira en redondo. Desde lo profundo de la Salamanca, los diablos danzan. Así, el carpe diem, que evoca el rito antiguo de las Saturnales, se funde sincrética mente en los mitos ancestrales de la Pachamama. Hay otro árbol, otra cromía. Si hay un tiempo para reír, hay otro para llorar. Miércoles de ceniza, un tiempo horizontal de conciencia de la finitud, uno no existe sin el otro.

* Texto escrito para la obra Cajita contame

“Tríadas” por Graciela Taquini *

Una caja de cristal poblada de seres míticos y coreografías ilumina la calle Florida, un lugar que posee el peso cultural del recuerdo de las vanguardias de los años 60. Natalia Rizzo más de cuarenta años después, propone una nueva mirada que no quiere ser folklórica, ni telúrica sino globalmente local.
Concibe diversas tríadas, el tres como número sagrado. Tres momentos festivos: el Carnaval Andino, el Festejo del Día de los Muertos en México y la celebración del Año Nuevo Chino. Sus protagonistas son el Diablo, la Muerte y el Dragón. En una operación inversa, los libera de toda connotación negativa, con el fin de celebrar la vida. El relato está inmerso en el espacio fantástico de un paisaje imaginario poblado de citas que hacen referencia a diversas experiencias de vida. Recrea imágenes de vestir con atuendos tejidos y coloridos. Son esculturitas móviles que sufren trasmutaciones con el fin de orquestar un “ballet mecánico” de una “otredad”, basado en sus investigaciones robóticas e interactivas. Así crea un nuevo sincretismo que, conceptualmente, instaura una crítica a cualquier pensamiento binario occidental para glorificar la hibridación y la diversidad de este momento histórico, irremediablemente  mestizo y al mismo tiempo irreversiblemente contemporáneo.

* Texto escrito para la obra Arriba los corazones!!!